Skip Navigation

Tox Town en español - Inquietudes de salud ambiental y sustancias químcas y tóxicas en su lugar de residencia, trabajo y diversión
Cría de ovejasEnglish

¿Por qué es la cría de ovejas un motivo de preocupación?

Las ovejas se crían por su carne y su lana.  El número de ovejas en los Estados Unidos alcanzó su punto máximo con 51 millones en 1884. En la actualidad, hay unos 5,5 millones de ovejas en el país. Las ovejas representan menos de uno por ciento del total de cabezas de ganado en los Estados Unidos. Los principales estados productores de ovejas en el país son Texas, California y Colorado.

Una preocupación por la salud y el medio ambiente creada por la cría de ovejas es la práctica de los baños de inmersión. Para protección contra parásitos e insectos, se hace pasar a las ovejas por una zanja larga, profunda, estrecha, revestida de concreto y llena de pesticidas. Estos baños también pueden realizarse en un tanque portátil de acero empleado para inmersión.

En los baños de inmersión de ovejas se han usado más comúnmente dos clases de sustancias químicas. Los compuestos organofosforados son pesticidas empleados como agentes de ataque químico y causan toxicidad aguda a los seres humanos. Los piretroides sintéticos son pesticidas moderadamente venenosos para los seres humanos.

En el Sudoeste, la Nación Navajo ha criado ovejas para suministro de carne y lana, empleada para tejer cobijas y alfombras. La cría de ovejas, el tejido y la producción de fibras siguen siendo parte de la economía moderna de la Nación Navajo.

Desde el comienzo de los años treinta hasta finales de los años ochenta del siglo XX, la Nación Navajo y la Oficina de Asuntos Indígenas usaron soluciones a base de toxafeno y lindano para tratar a las ovejas en tanques de inmersión. El toxafeno y el lindano, ambos pesticidas organoclorados, figuran como “carcinógenos humanos según previsiones razonables” en el Decimotercer Informe sobre Carcinógenos (en inglés) publicado por el Programa Nacional de Toxicología. Ambos son contaminantes orgánicos persistentes y perturbadores endocrinos.

Durante ese período, se construyeron unos 250 tanques de inmersión de ovejas en toda la Nación Navajo. Las soluciones de pesticidas se desaguaban a fosas sin revestimiento o a corrientes de agua locales. Presuntamente, las altas concentraciones de toxafeno y lindano contaminaron el suelo que rodeaba los tanques de inmersión de las ovejas y las fuentes de agua adyacentes.

Anualmente se usaban unos 20.000 galones de pesticidas hasta que cesó el proceso de los baños de inmersión de ovejas en los años ochenta del siglo XX. La producción y el uso de toxafeno se prohibieron en 1990.

En 1994, el Programa del Superfondo para limpieza de sitios contaminados peligrosos en la Nación Navajo y la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos comenzaron a limpiar 22 tanques de inmersión de ovejas por medio de dicho Programa. Se logró limpiarlos a finales de 1995, con medidas correctivas biológicas o procesos naturales como microbios y bacterias.

Por lo menos 50 tanques de inmersión de ovejas en terrenos de los pueblos indígenas estadounidenses han sido sitios del Superfondo.

Las ovejas pueden tener enfermedades transmisibles al personal que las maneja. Esas enfermedades se llaman zoonosis. Entre las enfermedades graves de las ovejas están la rabia, el carbunco y la brucelosis; esta última es causada por bacterias. Pueden tener la fiebre Q, una infección que se transmite por medio del polvo contaminado de los corrales.

También pueden sufrir infección por tiña y una enfermedad de la piel llamada ectima contagioso o dermatitis pustular contagiosa

Pueden propagar bacterias como E. coli y salmonella, y parásitos como criptosporidio. Pueden transportar piojos e insectos melófagos sin alas que, en su forma adulta, parecen garrapatas.

Pueden contraer encefalopatía espongiforme (scrapie), una enfermedad mortal que afecta al sistema nervioso central y puede guardar relación con la enfermedad en los seres humanos, pero que no parece transmitirse a ellos.

Los ovinocultores deben usar equipo personal de protección apropiado, como guantes de caucho.

El manejo de las ovejas crea preocupaciones en materia de seguridad. Las ovejas pueden agitarse si se separan de su rebaño, si oyen ruido estridente o si ven objetos desconocidos en movimiento.

Las ovejas tienen un limitado campo visual y pueden asustarse si el personal que las maneja aparece de repente. Pueden saltar con suficiente fuerza como para fracturar las piernas de los cuidadores. Estos últimos deben abstenerse de dar la espalda a los carneros, que pueden atacar o dar cabezazos a los seres humanos.

Esta descripción se basa en la información encontrada en los enlaces virtuales citados en la versión en inglés de este tema.


Enlaces virtuales desde MedlinePlus (Biblioteca Nacional de Medicina)
Enfermedades de los animales y su salud
Pesticidas
Salud y seguridad en la granja

Enlaces adicionales
Medidas de bioseguridad para los criadores de caprinos y ovinos (Universidad Agrícola y Mecánica de Texas) (PDF — 606.02KB)
Principales enfermedades extranjeras y zoonóticas de los ovinos y caprinos de carne (Universidad Agrícola y Mecánica de Texas) (PDF — 419.20KB)
Seguridad en el manejo de animales (Fondo Estatal de Seguro de Indemnización de California)

Sustancias químicas en cría de ovejas
¿Se encuentran estas sustancias químicas en mi comunidad?
Contaminantes orgánicos persistentes (COP)
Metano
Perturbadores endocrinos
Pesticidas


Última actualización: 10 octubre 2014

Escenas gráficas interactivas
La ciudad
La granja
El pueblo
Regiones fronterizas de los EE.UU.
El puerto
Sudoeste de los Estados Unidos